Limpieza espiritual nuevo comienzo

|

Limpieza espiritual nuevo comienzo


Todas las mañanas párate con los pies juntos y firmes, pero sin tensarlos; los brazos rectos junto a tu cuerpo, las palmas hacía adelante y tu mirada hacia el frente. Inhala y exhala, vuelve a inhalar y exhalar vacía tu pecho; toma aire suavemente una vez más y al expulsarlo ve un poco más allá: cierra los ojos y por un momento no dejes una partícula de aire en tus pulmones; finalmente, inhala profundo, como si fuera la primera vez que lo hicieras, al tiempo que abres los ojos, estira tus brazos a los lados llevándolos hacia el cielo, lleva la mirada hacia arriba y estira todo tu cuerpo.

También siembra vida, planta en tu jardín un aloe y mientras lo haces, piensa en algo que quieras atraer, dejar atrás y dar gracias. El aloe tiene propiedades medicinales de restauración, llama la abundancia  y transforma la energía para que siempre sea positiva. 


0 comentarios:

Publicar un comentario