Deporte y las emociones

|

Deporte y las emociones

Hablar de emociones

El ámbito deportivo es un contexto lleno de presiones y el atleta debe aprender a satisfacer las demandas de su deporte sin que el estrés, la ansiedad y el miedo impactan negativamente sobre los resultados esperados. Imaginemos un futbolista que tiene que cobrar un penal en una final, en un esta con 50,000 personas, donde depende de él la victoria o derrota de su equipo. ¿Qué pasará por su cabeza?. La interepretación que se hace de la situación es crucial para la cadena de consecuencias que se desatará.

Los latidos del corazón aumentan, la segregación de adrenalina es mayor, algunas sensaciones en el estómago aparecen, hay más tensión muscular, etc. Jamás será el mismo efecto si los pensamientos son positivos. Cuando se manifiestan pensamientos de esta índole, la toma de decisiones suele ser más efectiva, la seguridad en el cobro es mayor, pero en cambio cuando invaden pensamientos negativos generalmente la acción termina en un error.

0 comentarios:

Publicar un comentario